Letras

POEMA IV

En esta particular
y extraña opereta,
cada cual
asume el rol
que a bien 
o a mal
le convenga.
Modista
           ingeniero
                      abogado
párroco
         enfermera
                    truhán.
A gritos
o en silencio,
asumimos el azar
de seguir 
vivos.
Cantando
         maldiciendo
sembrando
          o defecando,
corremos 
y descorremos
el telón de los días.
Detrás de la fama
o delante del anonimato,
pero siempre
como personajes
de opereta.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.