Historia,  Misterio,  Música

Pablo Manavello y El Camino de Santiago. Por Enmanuel

Pablo Manavello
El Camino de Santiago

Cuando publico sobre Manavello, publico sobre la memoria musical de mi niñez y adolescencia. Sobre un nombre que me viculaba con otro extraordinario músico como Vytas Brenner.

Pablo Manavello era la auténtica creación del Rock venezolano, sensible y talentoso.

Hoy, hibrido a Manavello con el Camino de Santiago, hibridación de la que él mismo es cómplice con su hermosa melodía titulada con igual nombre.

A vuestra consideración, y mas que a consideración, en honor a dos grandes símbolos.

Enmanuel

PABLO MANAVELLO

«Comenzó su carrera artística siendo un adolescente, participando de la movida musical caraqueña de los años 1960. Forma su primera banda, llamada Los Memphis, integrada además por los hermanos Jorge y Charlie Spiteri, donde alternaban temas propios y de otros artistas, con una clara influencia roquera, especialmente de Los Beatles. Los Memphis lanzan su primer álbum en 1967 y un segundo en 1969. Posteriormente, se disuelven, tras lo cual Manavello formó otra banda, llamada Sangre. Junto a esta, editó un álbum homónimo en 1971, cambiando el sonido de «Los Memphis» por uno más vanguardista. Sin embargo, con esta banda tampoco llegó más allá del primer álbum.
Manavello entró entonces a formar parte de la banda «Ofrenda» de Vytas Brenner, que tiene un estilo mucho más elaborado, al fusionar elementos de jazz, rock progresivo y música tradicional venezolana. Allí, Manavello discurre artísticamente toda la década de los años 1970, experimentando un crecimiento artístico y aprendiendo conceptos que luego le resultarían útiles en su faceta de productor. En 1977, colaboró con el cantante de música de protesta Juan Michelena en el disco «Dicen que soy…». Lanzó su carrera como solista en 1979, con un álbum titulado Cosas Sencillas. Sus primeros álbumes están claramente influenciados por el estilo que venía explorando en los años 1970. Esto produjo que, durante la primera mitad de los años 80, el éxito comercial de Manavello le permitió establecer una colaboración con otros artistas venezolanos de la época, convirtiéndolo en uno de los mejores productores en Venezuela. Durante esta época, Pablo obtuvo una beca para estudiar música en el Berklee College of Music, de donde se tituló en 1982 como compositor para música de películas.
Regresó a Venezuela vio la posibilidad de explorar ámbitos como la composición y producción musical de otros artistas, así como de bandas sonoras para películas y música incidental para producciones televisivas. Su debut como compositor y productor fue en 1986, trabajó en la producción, composición y arreglos del primer álbum de Ricardo Montaner, que alcanzó la categoría multiplatino en Venezuela. Este éxito comercial lo alejó momentáneamente de su carrera musical como intérprete solista y le abrió las puertas para seguir produciendo a otros artistas, como Melissa, Kiara, Ilan Chester y Sandino Primera, entre otros. Manavello se dedicaría, además, a la composición de música para películas, novelas y comerciales de televisión y -desde que se radicó en Estados Unidos en 1994- a la producción y arreglos de artistas latinoamericanos como: Carlos Vives, Olga Tañón, Chayanne, Ignacio Peña, Luis Fonsi, Vos Veis, Lorca, Alberto Plaza, entre otros.
En 2016 se estrena su obra sinfónica denominada «El Camino de Santiago llega a ti,» inspirada en El Camino de peregrinaje hacia Santiago de Compostela, España. Bajo la dirección del Maestro Alfredo Rugeles, esta obra de Pablo Manavello fue adaptada por el Maestro Pedrito López, para la Orquesta Nacional Juvenil del Conservatorio Simón Bolívar. Como invitada estuvo la cantante Andrea Imaginario. El estreno se realizó en el Teatro Santa Rosa de Lima de la ciudad de Caracas el primero de octubre 2016. En la actualidad se está grabando un CD con la Orquesta Sinfónica de Venezuela, dirigida por el Maestro Alfredo Rugeles. La obra se llevará a Santiago de Compostela durante la celebraciones de El Camino de Santiago 2018, a Miami y se repetirá en Caracas en la Sala Ríos Reyna del complejo Teatro Teresa Carreño con la Orquesta Sinfónica de Venezuela, bajo la dirección del Maestro Alfredo Rugeles.»

wikiwand.com

EL CAMINO DE SANTIAGO

El Camino de Santiago

«Quiero desatar y quiero ser desatado.

Quiero salvar y quiero ser salvado.

Quiero ser engendrado.

Quiero cantar; cantad todos.

Quiero llorar: golpead vuestros pechos.

Soy lámpara para ti, que me ves.

Quiero adornar y quiero ser adornado.

Soy puerta para ti, que llamas a ella.

Tú ves lo que hago. No lo menciones

La palabra engañó a todos,

pero yo no fui

completamente engañado».

PRISCILIANO, Himno a Jesucristo

Prisciliano

«Las tradiciones jacobeas, una vez formadas, afirmaban lo siguiente: el Apóstol Santiago había venido desde Palestina a España para predicar el Evangelio. Más tarde regresó a Jerusalén, donde murió mártir a manos del rey Herodes Agripa. A continuación, sus discípulos habrían traído sus restos de regreso a España (son, pues, tres largos viajes a través del Mediterráneo).

El cuerpo del Apóstol fue enterrado en Galicia, en el lugar en que mucho después surgiría la ciudad de Compostela. De manera sorprendente, sin embargo, la existencia y localización concreta del sepulcro acabaron cayendo en el olvido. Tuvieron que transcurrir ocho siglos, nada menos, hasta que el obispo Teodomiro, gracias a revelaciones divinas y luces celestiales, encontró los restos del Apóstol, poniendo así en marcha el gran fenómeno europeo de las peregrinaciones a Santiago.

Un relato no demasiado verosímil, como podemos comprobar. A pesar de ello, durante siglos millones de personas creyeron que las cosas habían sucedido exactamente así. Sin embargo, en el siglo XX se abrieron paso dos interpretaciones distintas de las peregrinaciones jacobeas. Para diversos autores, entre los que se encuentra, como vamos a ver, uno tan conocido como Fernando Sánchez Dragó, el Camino de Santiago no sería, en el fondo, sino la cristianización de una vía de peregrinación mucho más antigua, la “ruta de las estrellas”, por la que circulaban saberes ocultos de una enorme trascendencia.

La mayoría de los historiadores, por el contrario, considera que las tradiciones sobre la predicación de Santiago en España y su posterior entierro en Galicia no son ciertas; y tampoco admiten la teoría de la cristianización que acabamos de mencionar. En su opinión, el nacimiento del Camino de Santiago responde a un contexto histórico determinado: la situación del Reino de Asturias (al que pertenecía entonces Galicia) en pugna con la España musulmana, para el “descubrimiento” del cuerpo del Apóstol en el siglo IX; y el increíble desarrollo de la civilización europea occidental entre los siglos XI y XIII, para el auge de las peregrinaciones a Compostela. La lección que, en este sentido, cabe extraer del Camino de Santiago (una gran tradición religiosa y cultural nacida en fechas tardías, a partir de una situación histórica concreta que la determina en gran medida) es aplicable también a tradiciones aragonesas de tanta importancia como la Virgen del Pilar en Zaragoza, tan vinculada además a Santiago, o las tradiciones oscenses sobre San Lorenzo«.

(Fuente: www.diariodelaltoaragon.es)

Fernando Sanchez Drago, magnifico escritor español, difiere de la tradicional historia de que Jacobo (Santiago) esta enterrado en la tumba que le endilagan al apostol.

Fernando Sanchez Drago

«…¡Santiago! Gritaban los guerreros españoles en la Edad Media cuando se lanzaban al campo de batalla contra los moros durante la Reconquista. Fue y sigue siendo increíble, el uso que se le dio al nombre del hermano de Jesús de Nazaret, del que se dice era una persona pacífica y vegetariana.

Pero ¿que hay de verdad en torno al sepulcro y a los supuestos restos del apóstol en la ciudad de Santiago de Compostela? Según el crítico literario Sánchez Dragó, toda la historia de Santiago podría ser bastante diferente a como se cree y en realidad en dicho sepulcro no descansarían los restos de Jacobo, el apóstol Santiago, sino de Prisciliano de Ávila que fue el primer ajusticiado como hereje a finales del siglo IV por la Iglesia Católica ¿qué significaría entonces esto para los incontables católicos que llevan miles de años peregrinando a la tumba de un hereje?

Prisciliano, al que Dragó llama el mas grande de la historia de España, era igualmente vegetariano y enseñaba que a Dios se le puede experimentar en la naturaleza y que el alma vuelve a encarnarse en otro cuerpo, es decir que creía también en la reencarnación. Con ello se encontraba justamente en la misma corriente que el cristianismo originario, la que posteriormente fue reprimida por las Iglesias del poder y transformada en todo lo contrario.

Por otra parte ¿de dónde viene la costumbre de peregrinar a lugares especiales como panteones o tumbas de personalidades idolatradas? Todo ello ya existía en la antigüedad en numerosas culturas paganas o en las calificadas religiones místericas, donde se practicaba la peregrinación con el bordón, la tabla votiva, estaciones con estatuas de santos, el agua santa e incluso con sanaciones milagrosas, a pesar de que Jesús de Nazaret no nos encomendó nada al respecto. Quien lea a Karlheiz Deschner en su publicación La historia criminal de la Iglesia descubrirá incluso que se trata de los mismos lugares de ritos paganos, que fueron posteriormente utilizados casi de igual modo bajo el catolicismo e incorporados a dicha fe.

No obstante si que es cierto que en la Edad Media los peregrinos buscaban el supuesto lugar de reposo del Apóstol Santiago, como la añoranza por algo verdadero, la intuición de que existe un cristianismo puro, lo más distante posible de Roma y también del Bizantinismo, que ya era conocido en aquel entonces, es decir lo más lejos posible del dominio de la casta sacerdotal y de su teatro de dogmas, ritos y liturgias.

Pero existen muchos caminos hermosísimos en la naturaleza y muchos más tranquilos que el camino de Santiago, para dejar paso en nosotros al lenguaje del alma expresado en añoranzas. Cada uno puede seguir tantos caminos externos como quiera, pero al fin y al cabo la verdad se encuentra dentro de nosotros mismos. Esa fue la verdadera enseñanza del Nazareno: El Reino de Dios esta dentro de vosotros y Cada uno es el Templo del Espíritu Santo. Lo que significa que el verdadero peregrino a Dios no va a Santiago, ni adora ninguna figura de poder eclesiástico externa, ni va a cualquier otro lugar de culto, ni rinde honores a imágenes, sino que va por el camino al interior que le conduce a Dios…» .

(Fuente: www.mas.Ine.es)

EL CAMINO DE SANTIAGO LLEGA A TI. Pablo Manavello

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.