Letras

OJOS DE TURMALINA. Por Julyrma Jiménez

«Decían que mirar los ojos de Ojos de turmalina producía un efecto calmante y somnífero en quien los miraba»

OJOS DE TURMALINA

Sus ojos tenían particulares tonos verdosos, constantes cambios de color e intensidad y un brillo vítreo… Seguramente a causa de ello fue que el tío Arturo, amante de la geología, cuando vino a conocer a Juan Carlos, le llamó Ojos de turmalina.

Decían que mirar los ojos de Ojos de turmalina producía un efecto calmante y somnífero en quien los miraba, lo cual resultaba una buena alternativa para los insomnes del pueblo.

Juan Carlos creció en un hogar lleno de valores y principios cristianos al lado de su amorosa abuela materna, ya alcanzaba los veintiún años cuando confesó su amor a Malvarrosa, la hija de don Eufrasio, el barbero.

Malvarrosa heredó la belleza de la mujer indígena, tenía cabellos de azabache, contaba los veinticinco años y era conocida por humillar a sus pretendientes, por lo que todos se asombraron cuando le dió una oportunidad a Ojos de turmalina a quien prometió su amor a cambio de la luna llena.

Faltaban cuatro días para la luna llena cuando Juan Carlos desapareció del pueblo… Cinco días después, pasadas las diez de la noche, llegó Ojos de turmalina a la casa de Malvarrosa… El cayó de rodillas frente a su puerta…

Solo permanece el recuerdo de aquellos ojos de luna…

Julyrma Jiménez

Ojos malignos .Tula & Mel Seme en Casa

3 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.