Letras

¡Serie Amores de Refugio: “Esa Boquita tan Linda… Yo la Beso”. Capítulo FINAL: “Dia de Acción de Gracias». Por Luis Homes Jiménez

¡Esa Boquita tan Linda… Yo la Beso!

Dia de Acción de Gracias


Mamita, te tengo que contar algo super especial. Algo que me ha llenado de felicidad y me mantiene como una mariposa volando por los aires, feliz y dichosa. Hace tres días fue el día de Thanksgiving o algo así. Yo prefiero decirle el día de Acción de Gracias porque me cuesta mucho pronunciarlo. Esa fecha no la tenemos en El Salvador, pero parece que acá es la fecha más importante del año, mucho más importante que la Navidad, ¿qué raro verdad? Se hace una cena especial con plato principal El Pavo, patatas, ensaladas y pastel de “punkins”, que no sé cómo lo llamamos nosotros allá.


Pues ese día hubo muchas sorpresas para todos acá en la finca de caballos. Angelica me dijo que le ayudara a preparar el desayuno y pues en esa estuvimos. Fue allí cuando me dijo que todos tendrían una sorpresa, pero de manera muy especial, yo, y que sería una sorpresa que nunca iba a olvidar en mi vida. Cuando hacíamos el desayuno se me acercó el Sr, Carlos el encargado de la finca y me dijo mire señorita yo veo que usted les tiene mucho amor a los caballos y si quiere y trabajar en esta finca, pues acá hay trabajo para Usted. Solo que tiene que pasar una prueba, delante de todos nosotros. Claro que sí señor Carlos. Muchas gracias por permitirme trabajar acá. y cuál será esa prueba.? Pues mire, esta noche, antes de la cena, Yo le voy a traer varios caballos y yeguas acá al patio. Y usted, con una venda bien gruesa en los ojos de manera que no pueda ver nada, va a adivinar cuál animal es, diciendo en voz alta su nombre. ¿Me acepta el reto?


Yo me quedé callada un momento mamita, pensando que esa prueba era para mí era muy fácil porque ya yo reconozco a los animales muy fácilmente, solamente por el olor. Tú sabes como soy yo con los olores, que los diferencio de una sola vez y acá cada animal tiene un olor que los diferencia muchísimo del otro. Entonces yo le dije: Ayyy señor Carlos, pero esa prueba es muy difícil. ¿Cómo voy a reconocer el animal con los ojos tapados? Pues allí está su habilidad Isabel. Usted va a tener tiempo de tocar su cabeza, su melena, su lomo, su cuerpo y pues como se las pasa jugando con ellos y paseándolos, ya los debe conocer. Ok, señor Carlos, yo le acepto. Es difícil, pero yo lo acepto. A mi sí que me entusiasma mucho trabajar acá. Yo quedé con la idea de que esa era la sorpresa que tenían para mí, que ya dejaba de ser sorpresa.


En la noche temprano nos hacen vestir con unos vestidos bellísimos, como si fuéramos a una gran fiesta. La esposa de Don Carlos me trajo una caja enorme con un vestido largo rosado. Nunca había pensado que pudiera vestirme con un vestido tan elegante, pues los buenos vestidos nos los regalaban, y usados. Pues llegó la gran noche del día de Acción de Gracias y yo, con mi vestido largo y tacones que casi no podía caminar, me hacen salir al patio con una venda gruesa en los ojos. Cuando salí al patio, sentí que todos me estaban esperando y me aplaudieron al salir. Allí fue donde el señor Carlos me dijo, Bueno Isabel, ya sabe las reglas del juego. Solo tiene que adivinar el nombre de los caballos o de los yeguas. Empiece adivinando el nombre de los caballos.


Alguien me tomó del brazo y me acercó donde estaban los caballos. Yo empecé por tocarle suavemente el hocico, como si lo estuviera acariciando. El animal movió la cabeza como reconociéndome y yo poco a poco fui subiendo mi mano por su frente hasta que me recosté a su frente y la abrace. Pude claramente sentir el olor de Humberto, un caballo blanco y negro, alto, elegante y dije “Humberto” y aplaudieron con fuerza

.
Me volvieron a tomar del brazo y me pasaron al otro animal. Hice lo mismo. Pero movía mucho su cabeza y entonces me moví por su pescuezo y lo acaricié suave hasta que se quedó tranquilita. Super que era Catalina, que huele como a jazmín y a veces a rosas. Y no le gusta mucho que le toquen la cabeza si no el pescuezo. Yo dice “Catalina” y me volvieron a aplaudir, mas duro.


Pase al tercer caballo, que tenía un hombre montado. Me di cuenta inmediatamente porque el caballo se movía nervioso y el jinete no lo sabía controlar. En ese momento mamita comencé a sentir profundamente el olor a Carmelo, y me puse muy nerviosa. Se me acelero el corazón. No sabía qué hacer, pero no podía decir nada. El olor era muy penetrante y sabía que era su olor, pero no podía estar por allí. Alguien agarró al animal y mandó a bajar al jinete. Le dijo Bájese con cuidado. Y el hombre bajó y el animal se calmó. Así fue como pude acercarme más a él. Y pues ese era un a madera húmeda, pero me seguía afectando el olor a Carmelo. Me acerqué más y el caballo movía mucho la cabellera y allí fue que supe que era Cielito Lindo y lo dije en voz alta y me volvieron a aplaudir esta vez más duro, hasta con gritos.


Luego me dijo Don Carlos bueno, ya pasó la prueba ahora quédese acá un momento en el centro de nosotros. Y me tomó del brazo. Pero cálmese que la veo como agitada. Era que yo no podía con ese olor de Carmelo, pero trate de controlarme. Me puse donde el me indico y traté de calmarme. Pregunté si me podía quitar la venda y me dijo que no. Que esperara.


Allí Carmelo tomó mi cara entre sus manos, la levantó y me besó. Yo no pude hacer otra cosa mamita que responder a sus besos y todo el mundo comenzó a aplaudir. Y comenzaron a tocar unos mariachis. Yo sentía que me desmayaba hasta que él me quitó la venda y me abrazó fuerte, fuerte y se puso a llorar y me dijo por fin Isabelita, por fin. Carmelo lloraba como un niño y pues, yo me sentí muy emocionada y también empecé a llorar. Se acercaron Don Carlos y su esposa y nos abrazaron y él me dijo, te lo mereces mi niña Isabel porque eres muy joven y has sufrido mucho. Ya me han contado tu historia. Pero ya, hay que parar de sufrir. Angelica también se acercó brincando y nos abrazó. Y Matilde, pobrecita llorando de la emoción, nos abrazó sin apretarnos mucho porque ya estamos en los días de su alumbramiento.


FIN

Luis Homes Jimenez

4 Comentarios

  • Luis Enrique Homes

    Gracias a todos por sus comentarios y fidelidad en la lectura ! Voy a continuar publicando por aca. La proxima entrega es un monologo sobre el Poder. «Si, mi General» . Y saldra todos los domingos, con permido de la Administracion de la pagina. Quiero aprovechar este espacio para anunciarle que desde hoy esta disponible en AMAZON, en Preventa mi Novela «Por ALli viene el Licenciado» (Historia de una Persecusion en Centro America) y cuyas entregas parciales Uds., pudieron disfrutar por aca durante algo mas de un 50 semanas. Ahora, mas acabada y con mayor coherencia narrativa, podran disfrutarla en forma de Novela. . Quienes deseen hacer comentarios mas directos y que puedan autorizar en una pagina web en preparacion, podrian hacerlo directamente a mi correo luishomesjimenez@gmail.com. Espero les guste ! Un fuerte abrazo y bendiciones a todos.

  • Leticia Davila

    He seguido sus historias y me encanta su forma de narrar. Un toque de García Marquez pero también de Adriano Gonzalez León. Espero seguir leyéndolo
    Saludos

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *