Opinión

«¿DE QUIÉN ES LA CULPA?». Por Hoja Verde

Ciudades contaminadas y llenas de basura

¿DE QUIÉN ES LA CULPA?»

Comenzaré diciendo que «culpa» tiene significados de diferente naturaleza pero que convergen en una casi idéntica semántica.

Significado de culpa

1- Según la Real Academia Española:
«Omisión de la diligencia exigible a alguien , que implica que el hecho injusto o dañoso resultante motive su responsabilidad civil o penal . … Acción u omisión que provoca un sentimiento de responsabilidad por un daño causado».

2- Según el portal www.psicoglobal.com:
«La culpa es una emoción, pero ¿que son las emociones? Las emociones son indicativos, señales de nuestro cuerpo y psique que nos indican o propician estímulos útiles para identificar nuestro camino y acciones en la vida, facilitando nuestro proceso adaptativo al entorno en que nos movemos.
 
Y ¿cuándo sentimos culpa? Normalmente cuando rompemos o creemos haber roto ciertas normas o significados tanto personales como sociales, de carácter ético, natural, religioso, sexual, existencial… podemos encontramos ante una culpa causa-efecto, hicimos algo que pensamos que no debíamos haber hecho, o a la inversa, no hicimos algo que creíamos debía haberse hecho y ahora nos sentimos mal, pudiendo ser todo esto algo real o imaginario».

3- Según Michel Foucault:

«Michel Foucault señala que la culpa está dada en lo social más que en lo interno, como lo plantean los psicoanalistas; en este sentido la culpa estaría dada en función del otro y de las instituciones creadas para ejercer control. Para poder lograr el control de estas contradicciones en el sujeto, se estructuran las leyes civiles y religiosas que coinciden en dos intereses: impedir la expresión libre de las pulsiones en la población y garantizar con ello la continuidad de su poder. Estado e Iglesia establecen paradigmas sobre los cuales sustentan estas leyes. Ambas se interesan en proponer un modelo de vida, ya sea el de la salvación eterna, el
de la familia o el de la dependencia edípica, tomadas todos ellos como dogmas de certeza, pues con ello se garantiza la detentación del poder, sustentado en la prohibición. La religión es un ejemplo de aceptación de certeza colectiva, con ella se garantiza la dependencia de una colectividad hacia otro que le ofrece la ilusoria certeza de una vida mejor, fomentando que cada sujeto renuncie a la aceptación de su propio desamparo y a la posibilidad de faltar a la satisfacción del deseo del
otro enfrentando su angustia»

Culpa

4- Según estudiosos del derecho y la sociología:


Levy: “es la violación de una confianza legítima engañada”.

Savatier: “inejecución de un deber que la persona debía conocer y observar”; para ello, parte de a idea de que toda persona debe observar una conducta predeteminada.

De Page: la define como “un error en la conducta”

Giorgi: la define como “la violación de una obligación jurídica e incluso, violación dolosa”.

Barbero: No da su definición, sino que establece sus caracteres que son: lavoluntariedad y la previsibilidad y excluye por lo tanto, la intencionalidad. Con esto se observa que Barbero hace una clara distinción entre dolo y culpa.

Tetrálogo Planiol: la define como “la violación de una obligación preexistente. Según él, las obligaciones preexistentes se componen de cuatro principios:

  • Toda persona debe abstenerse de toda violencia contra personas y cosas; de no hacer e intencional.
  • Toda persona debe abstenerse de todo fraude, es decir, de todo acto destinado a dañar a otra; de no hacer e intencional.
  • Toda persona debe abstenerse de toda actividad para la cual no tenga la habilidad, pericia o competencia necesarias; de no hacer realizadas con imprudencia o negligencia.

Toda persona debe ejercer la debida vigilancia sobre las personas o cosas que estén bajo su guarda. Obligación de hacer, violadas con imprudencia o negligencia.

¿Y entonces?

Ahora bien, trascendiendo tantas referencias conceptuales (todas válidas), para responder al título de este post, el cuento es simple: Casi todas las personas en sociedad piensan que la culpa es siempre del otro.

Nadie duda que el planeta está desmadrado. Sin embargo para ocultar responsabilidades individuales, siempre buscamos a un culpable distinto a nosotros mismos.

¿DE QUIÉN ES LA CULPA?

Usted pasea por las calles de casi cualquier ciudad latinoamericana y la ve llena de basura, excrementos, aguas servidas y servibles, escombros de viejas construcciones y sabe Dios que otros deshechos peligrosos. Y si usted se detiene algunas horas en cualquier esquina de esas contaminadas calles, detallará que un niño corriendo abrió un paquete de galletas y lanzó su envoltura a la calle,

luego se encontrará que el perro de la vecina salió de su portal y se cagó en la acera, mientras su dueña (casi al unísono) lanzaba a la calle la «colilla» del cigarro que se fumó; y los bedeles de la escuela de en frente vaciaron tobos de basura en la cañería y colectores públicos de agua.

Todo esto sin dejar pasar la ofensiva visión del señor diputado, que desde su glamoroso Toyota Camry 2021, lanzaba un fajo de papeles rotos y rayados al aire, mientras seguía, raudo y veloz, su ruta de corruptelas y abominaciones.

Lo cierto es que en cada esquina se manifiesta una insana conducta individual, que al repetirse en muchos se hace colectiva y luego nacional y luego continental. Por eso hago y me hago la pregunta: ¿De quién es la culpa?

LA CULPA ES TUYA. Las 4 monedas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.