Historia

«Don Guillermo Reyes Medina, In Memoriam». Por Enmanuel

Guillermo José Reyes Medina

Don Guillermo Reyes Medina

Cada familia, cada pueblo, cada estado, cada país tiene su propio héroe. Algunos por hazañas militares, otros grandes científicos o inventores, algunos políticos visionarios y muy pocos por su capacidad de trabajo y fé en ellos mismos.

Guillermo José Reyes Medina es uno de esos personajes que pasarán a la historia por su incansable capacidad de trabajo y auténtica fé en si mismo, sin siquiera rozar el morbo de la egolatría (dos veces virtud).

Guillermo con su inseparable Inés María, en la hacienda «Bonanza» de su propiedad
Don Guillermo en lo que mas le gustaba hacer: la ganadería

De él se cuenta tanto, se dice tanto, que su biografía está hecha del anecdotario popular mas que de la crónica precisa y ordenada.

Lo que si puedo dar fé, porque lo escuché a viva voz de Don Guillermo, estando sentado en el zaguán de La Casona o Casa de la Humildad, como también se la conoce y que además fué su última morada en esta tierra, fué la siguiente anécdota histórica de su pubertad:

«Cuando yo era muchacho (comienza a decir Don Guillermo) me iba descalzo desde Dabajuro hasta los Puertos de Altagracia, arreando ganado de otro, pa ganarme unos cobritos y dárselos a mi mamá Placida, para los gastos y comida pués. Ya cuando venía de regreso cansado, con los pies calientes y «el culito pelao», me agachaba en un pocito pa refrescalo, mientras veía pasar esos carrotes, camiones y camionetas de la compañía y le pedía a mi Diosito por dentro: 《¡Ay Diosito, dame bastante trabajo, pa ganar bastantes cobres y así poderme comprar un camioncito de esos!》. Y Diosito fué tan bueno conmigo, que me dió bastante trabajo y gané tantos cobres, que ahora tengo como para comprarme, no uno sino mil carros«.

Guillermo Reyes durante su viaje a Europa

Eso es un ejemplo del verdadero héroe sencillo, sin aspavientos ni falsos gallardetes, que lo único que le pedía a Dios era «trabajo y mas trabajo«. Por eso y por tanto, lo recordamos hoy en Al Margen del Tiempo.

A continuación un video de un tango interpretado por Carlos Gardel, que Don Guillermo solía cantar.

Enmanuel

ADIOS MUCHACHOS. Carlos Gardel

4 Comentarios

  • Tiburcio José Rivas Ordoñez

    Sin lugar a dudas un personaje en Dabajuro y mas allá de sus fronteras. Su ejemplo, muy bien señalado en la publicación, fué su capacidad de trabajo. Mi papá decía que para seguirle los pasos a Guillermo Reyes había que tener gasolina de avión en el buche.
    Excelente Enmanuel

  • Torcuato Da LucaTena

    Héroes de lo cotidiano. Cuando en Venezuela valía el que trabajaba y no el político ladrón. Cuando escucho o leo esas historias siento mucho miedo por lo que le han hecho al país uns pocos de resentidos, ladrones y jalabolas.
    Que triste mi país

  • Nayrobi Uzcategui

    Un tio muy querido recuerdo cuando llegaba a visitarnos a mi mama Yocastha en lagunillas con ese cariño nos dejaba una moneda de 5bolivares y saltabamos de la felicidad tuve la oprtunidad de verlo en Dabajuro un dia q nos quedamos en su casa para ir a la playa ahi estaba tomandose su samcochov de gallinas de desayuno eta todo un personaje tio Guillermo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.