Letras

EL ENCANTO DE LA PRINCESA. Por Marcelo Jesús Moreno Mendoza

EL ENCANTO DE LA PRINCESA


En la antigüedad, existió la leyenda de una princesa que tuvo un encantamiento bastante terrible, les contaré dicha leyenda, hay muchas partes que no cuando yo las escuché, no les conseguí sentido alguno, pero, así son las leyendas ¿no?, tienen partes increíbles, aunque de manera personal, creo que durante el transcurso de los años, las personas le agregaron ciertas cosas.
Bueno, no me extenderé tanto en la introducción, y les contaré todo, tal y como me la contaron a mí.
“En los años 300 a.C. existió un reino bastante próspero, incluso dicen que rivalizaba con Egipto, por tantas maravillas arquitectónicas que poseían (a día de hoy, no ha quedado absolutamente nada de aquel maravilloso reino).
En dicho reino, nació una pequeña niña, hija de los reyes soberanos, el reino se llenó de gran alegría porque sería la primera reina, en muchos años. Todo era alegría pura, excepto por el hermano mayor del rey.
Molesto porque su hermano menor fue favorecido por su padre antes de morir, otorgándole el poder absoluto sobre todo el reino, reino que le pertenecía a él por derecho, ya que era el hijo mayor, y por lo tanto debía ser el soberano. El tío de la recién nacida se reunió en privado con algunos de sus hechiceros secuaces, para maldecir la vida de la pequeña recién nacida, pero uno de ellos se adelantó al resto para dar una idea, la cual consistía en encantar el río principal del reino, de donde fluían todas las corrientes para darle agua a los habitantes de allí. Todos analizaron la idea, y les pareció maravillosa.
El hermano mayor del rey, llegó al comienzo del río junto a sus hechiceros, y embrujó el río, para que este se contaminara cuando la hija del rey, sea proclamada como reina soberana, y para que todo funcionara a la perfección, maldijeron la vida del rey, para que muriese apenas su primogénita, alcanzara la edad para gobernar.
Los años pasaron, y la pequeña niña, se volvía cada vez, una mujer más hermosa, madura, alegre y humilde. Un año después que la princesa naciera, el hermano del rey tuvo un hijo, que creció junto con su prima, aunque sin tener su misma humildad, al igual que su padre, se llenaba de abundante soberbia, creyéndose más que los demás ciudadanos del reino, y dentro de sí, envidiaba a la princesa, ya que él pensaba que debía gobernar el reino en vez de ella.
El día del cumpleaños de la princesa, donde cumplía la edad necesaria para gobernar el reino, su padre sufrió un terrible accidente en una de las habitaciones del castillo donde vivía, el primo de la princesa, intentó reconfortar a su prima, ya que quería muchísimo a su tío, por lo que también le dió bastante la muerte de este. A los días, le princesa se convirtió en la soberana absoluta del reino, por lo que el hechizo que habían hecho sobre el río principal, comenzó su efecto, a las horas, ya el agua que fluía dentro de todo el reino, estaba completamente contaminada, haciéndola impotable.


A pocos meses ya todo el reino estaba sumido en la miseria, intentando hasta lo imposible para poder limpiar el río.
Un día, que la nueva soberana le pidió a su primo acompañarla, hablaron sobre la maldición que había caído en el reino desde el día de su cumpleaños, ella le confesó todos los grandiosos planes que tenía para la prosperidad del reino, y cómo sufría en silencio por lo que había terminado sucediendo, incluso le comentó, que le pedía de manera incesante a los dioses, que le mostraran la manera de limpiar las aguas del río principal.
Esa noche, el primo de la reina, habló con su padre, y este le contó toda la verdad, de lo que había sucedido un año antes de su nacimiento, le confesó que la única manera de que el agua volviera a ser limpiada, sería que la reina, se ahogara en ese río, para que se convirtiese en el nuevo rey, lo que hizo pensar al joven hacia dónde estaba encaminando su vida.
Un mes después, la reina volvió a subir con su primo, después de tanto pensar, él, entre lágrimas, le confesó todo lo que le había dicho su padre. La reina, sin pensarlo dos veces, volvió al castillo, y proclamó un edicto, donde comunicó a todo el reino, que a partir de ese justo momento, el nuevo y legítimo rey, sería su primo, ya que ella se sacrificaría en el río, para que los dioses limpiasen el agua.
Desde ese entonces, el nuevo rey, mandó a degollar frente a él, a los ayudantes de su padre, y a él, lo desterró del reino. Su padre, antes de partir, lanzó la maldición más poderosa, si él llegaba a morir en una tierra extranjera, la tierra se tragaría a todo el reino por completo, para que no quedasen pruebas de que alguna vez existió tan majestuoso lugar.”
Pero bueno, como ya les comenté, solo es una leyenda que para mí, tiene partes inventadas por personas a través de los años.

Marcelo Jesús Moreno Mendoza

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.