Letras,  Música

El espanto de «Juan Machete»(Variación de una leyenda). Por Enmanuel Camejo Zavala

«Juan Machete»

Trae el viento del llano un rumor de miedo y espantos. El trueno se oye, por allá, por los bejucales… dicen que fueron tres lamentos, antes de que aquel hombre gritara: ¡¡¡ahí viene «Juan Machete»!!!.
Juan Francisco Ortiz fue un poderoso hacendado dueño del hato «La Brevera». Cuentan que pactó, con el mismo Diablo, al entregarle su mujer e hijos a cambio de cobres, tierra y ganado.
Un noche de Viernes Santo, y por instrucciones del mismísimo Lucifer, le cosió los ojos a un sapo y a una gallina, y los enterró vivos en un apartado rincón de su hato. Y después de aquel terrorífico e inusual entierro, como por arte de oscura magia, el dinero y la suerte comenzaron a abundar en su vida.


Un día, a las cuatro de la mañana, justo antes de comenzar la faena, un enorme Toro Negro, con cachos y cascos blancos, lo esperaba a la vuelta del pozo. Juan, desconcertado, espueleó su caballo «Pringamoso» y se perdió monte adentro, lejos de aquel extraño espécimen.
En la tarde de ese mismo día, al regresar al rancho, observó que aquel soberbio animal, ahora estaba en las afueras de su casa.
Pensó que tal vez sería de algún hato vecino y se retiró a descansar en su hamaca de nylon amarillo.

Juan machete vivió contento y rico durante muchos años, hasta que Satanás en persona vino un día a buscar el alma empeñada.


Por mucho que quiso esconderse del amo del averno, por mas que rezó, hasta el cansancio, las Jaculatorias de San Cipriano, aunque le abrió las puertas al ganado para que se fuese lejos de su finca y así deshacer el oscuro hechizo… el Diablo se lo fue llevando poco a poco, miembro a miembro, hasta que solo le dejó el esqueleto descarnado y el sucio machete que llevaba en su mano.


Desde ese día, Juan Francisco Ortiz, pasó a llamarse el espanto de «Juan Machete», que en cada Semana Santa, cuando hay luna nueva, desanda el llano, con las cuencas de su calavera encendidas de fuego y blandiendo el negro machete, buscando cabezas que cortar.

Enmanuel Camejo Zavala

«Juan Machete»

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.