Letras

Origen. Por Edel Coronado

Origen

Origen

Cuentan que hace “demasiado” tiempo, hubo un día particularmente luminoso. Y dicen que ese día, apareció un círculo desconocido, justo debajo del sol.

Era un círculo que giraba infinitamente, pero cada giro parecía contener una vida entera, una vida “terrenal”..?
Dentro de ese círculo colosal, flotaba una forma parecida a la bruma o a un tornado o a una simple nube, según los presentes.

De esa bruma – tornado – nube surgió un soplo o un susurro o un suspiro y he aquí que lo irradiado, mantuvo a todos cautivados, apaciblemente en un silencio muy parecido a la contemplación…
Pasaron días que nadie supo contar, hasta que al fin un niño peregrino logró descifrar su significado pero de inmediato perdió su idioma … y fue tan confusa su nueva lengua, que esa expresión siguiente resultó incomprensible.

Entonces los días posteriores se confundieron con los días primeros hasta que, como es costumbre humana, la mayoría terminó por agotarse y alejarse.

Pero algunos, tan atenazados por la curiosidad o por ocio o por inconformidad, hastío, desesperación, ansia de saber o por muchísimas sensaciones indefinibles, esperaron.

Y fue entonces cuando claramente, de esa bruma tornado nube, se escuchó:

“Aquí está nuestro regalo más preciado, lo llamamos El Valor Incalculable, la Raíz Incuestionable. Les traemos La Verdad!

Claro que hubo murmullos:

  • Cómo es posible crear tanto revuelo por algo tan simple como la verdad?
  • Todos conocemos la verdad, a quién quieren engañar?
  • Pero… cuál verdad, cuántas hay?

Y entre este mar de murmullos, dudas y lamentaciones, la bruma que era tornado y a la vez nube dijo :

“Hemos decidido que La Verdad será repartida en miles de millones de partes, para que vuestras mentes no pierdan su equilibrio. Para llegar a nuestro Bien Absoluto, esta raza deberá seguir las siguientes instrucciones:

  1. Cada quien recibirá una mil millonésima parte.
  2. La Verdad no podrá estar contenida en una sola mente.
  3. Todos deberán gastar mucho tiempo de su “vida”, buscando todas las piezas restantes entre quienes contengan las demás partes.
  4. Cada pieza hallada, deberá ser contrastada con todas las partes halladas, antes y después.
  5. Serán aceptadas las asociaciones que muestren parcialidades de La Verdad, siempre y cuando esta agrupación no subyugue al resto ni los dañe en modo alguno.
  6. Finalmente y cuando La Verdad haya sido reunificada, traeremos ante ustedes La Luz.

Fue tanto el estupor de los espectadores, que de pronto ese pueblo antiquísimo se volvió llovizna perenne o rocío insistente o lluvia perezosa, para siempre.

Y aseguran que desde ese día, fue cuando el mundo que conocemos, entonces comenzó a girar…

Edel Coronado

HAY QUIEN PRECISA. Silvio Rodriguez

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.