Letras

«Secretos». Por Marcelo Jesús Moreno Mendoza

Secretos

Secretos

  • ¿Estás segura que deseas vaciar la habitación tan pronto? – pregunta Raquel.
  • No quiero tener nada que me recuerde a él, es lo peor que me pude haber pasado en la vida. – responde Karla con lágrimas en los ojos.
  • Pero en ningún momento te fue infiel, y nunca nos hablaste de que te haya hecho sufrir, ¿cómo cambias de decisión tan de repente? – pregunta nuevamente Raquel.
  • Últimamente ha estado muy diferente conmigo, cuando ha estado solo, hablando por llamada, apenas entro en la habitación, y guarda silencio, cuelga inmediatamente. Sé que debe guardarme algún secreto, ya ni su teléfono me permite tener para casos de emergencia. – le explica Karla.
  • ¿Y crees que tiene a otra? – pregunta una vez más Raquel, abrazando a su amiga.
  • Es lo que pienso. – responde Karla con la voz – entrecortada.


Esa noche, mientras Karla terminaba de sacar algunas cosas de la habitación que compartía con Alejandro, quien era su novio hasta hace unas horas, encontró un diario, sabía que no era suyo, por lo que se sorprendió, al ver la primera página, reconció en seguida la letra, era de Alejandro, por lo que lo arrojó lejos inmediatamente, el solo pensar en él, le dio un fuerte dolor.
Durante dos semanas, el chico estuvo intentando comunicarse con ella, pero esta lo evitaba por todos los medios posibles, incluso hizo que su mejor amiga, le entregara sus pertenencias, con excepción del diario, pues no sabía dónde había caído cuando lo arrojó en esa ocasión.

  • Socio, ¿cómo te sientes? – pregunta Darwin.
  • Han pasado dos semanas, en las que no sé nada de ella, Raquel no me ayuda para comunicarme con ella, y piensa que le fui infiel. – responde Alejandro – así que, ¿tú cómo crees que me siento? – pregunta él de manera irónica.
  • Está bien, no era necesaria la ironía. – dice Darwin sonriendo – ¿Qué tal si yo intento hablar con ella? – pregunta el joven.
  • Pues, suerte con eso. – responde Alejandro cabizbajo.


Los siguientes días, Darwin buscó la manera de hablar con Karla, pero, al igual que con Alejandro, no le daba ningún tipo de oportunidad para comunicarse con ella.
Tres meses exactos después que terminaron, Alejandro se resignó de volver a tener una oportunidad con ella, y decidió emprender hacia nuevos aires, por lo que se fue de la ciudad, sin decir nada, ni siquiera a su mejor amigo, quiso desaparecer de la vida de ellos y rehacerse nuevamente en otro lugar. De igual manera, ese día, Karla había planeado remodelar su habitación, y cuando estaba terminando, consiguió un cuaderno pequeño, era el diario que había que pensó haber botado hace meses, lo colocó en su mesita de noche, y terminó de remodelar por completo su cuarto. Tarde esa noche, se armó de valor, para leer lo que había escrito su ex novio tiempo atrás.
Finalizando los primeros párrafos, las lágrimas comenzaron a resbalar de sus ojos, Alejandro había anotado en ese diario, la sorpresa más grande que tenía para ella, cada fecha anotada hay, coincidía exactamente con los días en los que el chico estaba comportándose de manera extraña, también anotaba el profundo dolor que le generaba el ver cómo su novia iba perdiendo cada vez la confianza en él. Terminando de leer todo lo que escribió el joven, tomó su teléfono y le marcó inmediatamente a su mejor amiga.

Secretos
  • Me quería pedir matrimonio. – dijo entre lágrimas Karla, sin esperar que Raquel respondiera “Aló”.
  • ¿Qué sucedió?, ¿estás bien?, ¿de qué hablas? – pregunta Raquel sin entender lo que había dicho su mejor amiga.
  • Alejandro… encontré su diario de nuevo… y… me quería proponer matrimonio, esos eran sus secretos… las llamadas que colgaba de repente, todo era por eso. – le explica Karla entre sollozos.


Raquel aconsejó a su amiga de que llamaría inmediatamente a Alejandro, tal vez aún estaba a tiempo de reparar su gran error. Así hizo Karla, apenas colgó la llamada con su amiga, llamó a su ex novio, pero contestó una operadora diciéndole que ese número había sido desconectado.

Marcelo Jesús Moreno Mendoza

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.