Letras

Serie Amores de Refugio: “Esa Boquita tan Linda… Yo la Beso”. Capítulo V: “DILEMAS”. Por Luis Homes Jiménez

Dilemas


Dilemas


El día que metí los seis goles y se los dedique a esa boquita tan linda que quiero besar, mi intención era desmayarme, hacer un teatro en medio del campo de fútbol y que me llevaran a la enfermería; porque allí, en la entrada, sabía que iba a estar Isabel. Entonces yo me imaginaba que ella cerca de mí, me tocaría la mano y yo le tomaba su brazo con fuerza, le buscaba esa boquita tan linda, y por fin la besaba.


Pero no se cumplió como yo esperaba. A medida que metia goles, la gente gritaba “ Meeessi, Messsiiiii “ y yo me lo creía y entonces empezaba a correr detrás de la pelota, mientras trataba de ver a Isabel y como ella me veía corriendo, yo solo queria meter mas, mas, mas y mas goles. Hasta que meti seis goles y yo veía que ella gritaba sin saber porque. Pero solo me interesaba que ella gritara, porque yo creía que ella gritaba por mi y por mis goles. Entonces pensé cómo hacerle una ofrenda a ella. Y allí fue cuando salí corriendo, creo que antes de que tocaran el pito de terminar el partido y le dije algo así como “ todos estos goles te los ofrezco, mi amor”. Yo no recuerdo las palabras que utilicé. Pero me dieron ganas de arrodillarme, agarrarle la cara y besar esa boquita linda que tanto quiero besar. Si no lo hice, es porque estaba empapado de sudor, bañado de mal olor y no quería que ese primer beso tuviera ese recuerdo. Fue una tarde inolvidable para mi….. y espero que para ella también. !


Al otro día me llamó mi trabajador de caso. Me felicito por los goles y que todo el mundo aca les estaba comentando. Después un largo silencio me dijo “Carmelo ya vas a cumplir los 18 años y acá en el refugio por reglas de gobierno no podemos tener a mayores de edad. Solo a menores. Si en dos meses no conseguimos un familiar que te reciba aca en Estados Unidos, tienes que ir a un Centro de Detención de Adultos”


Después él siguió hablando solo, porque mi mente se oscureció y yo no entendía nada de lo que me estuvo explicando por más de media hora. Como dando un salto al vacío, yo me ubique en otro espacio, en el espacio donde quería fugarme del refugio y llevarme a Isabel conmigo. Entonces empecé a hacer mentalmente, un recorrido de todos los pasillos, de todas las puertas de entrada y salida, de los rincones por donde podría fugarme con Isabel. Me veía corriendo y saltando ventanas agarrado de la mano con Isabel, entre alarmas de puertas de emergencia y gente gritando.
Empecé a pensar en cómplices y la primera que se me vino a la mente fue Angelica, que era compañera de dormitorio de Isabel. Pensaba que podría decirle a ella que me dejara dormir esa noche allí y cuando estuvieran dormidos todos, yo saldría corriendo con mi Isabelita amada. . Pero era todo un problema hacer eso porque desde las 6 de la tarde nos dividían los hombres y las mujeres. Pero yo podría meterme en un baño de mujeres y ponerme una peluca, intercambiarme de uniforme con Angelica, ahhh ! pero tengo mis piernas peludas y con faldas, ¡pues me descubrirán ! Pero y se que Angelica me ayudaria y tendría mejores ideas que las mias!


El mister siguió hablando de mi caso como loco y yo salí de la oficina como un robot, sin rumbo fijo. Era la hora del almuerzo y estaban celebrando un cumpleaños allí. Isabel estaba comiendo torta y me acerqué a ella. Le dije al oído: “ estoy pensando fugarme de acá, ¿te quieres ir conmigo”? y se le puso la cara roja y me dijo nerviosa “ Vos siempre tan loco” . O sea, no me dijo ni que sí, ni que no. Pero yo lo tomé como un si. Como yo vi que al final Isabel puso una sonrisa nerviosa, yo le dije “Isabel, quiero besar esa boquita tan linda” y ella me dijo: “ Ese es tu problema, a ver cómo lo logras” Y allí se me subieron los nervios como en la cancha de fútbol a punto de meter un gol. Y entonces ahora me di cuenta que tenía muchos problemas: Iba a ser mayor de edad, no tenía a donde ir, solo a un Centro de Detención. Tenía el reto de besar a Isabel en este refugio donde la gente no se puede tocar, está prohibido el amor y lo más importante, fugarme con Isabel. Pero el primer paso, era darle el beso a esa boquita tan linda que quiero besar!

Luis Homes Jiménez

4 Comentarios

  • Constantino Baroni

    Yo soy inmigrante italiano en Colombia, ya colombiano. Y este país nos recibió con los brazos abiertos y nosotros trabajo, trabajo y mas trabajo.
    Pero leo estas historias de migrantes latinos y siento mucho dolor porque no es justo

  • José Luis Reyes

    Saludos👍 Muy buena, amena y entretenida narrativa, se sumerge uno entre los personajes, enmarcados en el drama de su condición de migrantes refugiados.

  • Luis Enrique Homes

    Gracias por tu comentario Cristina y las demas lectores que les gusta mis entregas de «Amores de Refugio» ….Y Esa boquita tan linda que la quiero besar» . Un buen secreto es meterse en la vida de la personajes. Eso toma mucho, pero mucho, mucho tiempo ! Sean verdaderos o fintiticios, hay que vivirlos, que sienten ellos, que piensan, que quieren decir. Y solo si, viviendo los personajes, puedes escribir bien. A mi me cuesta escribir una pagina despues que he vivido los personajes. Al menos tres dias. Lo ideas son, 5 dias. Y hablo con los personajes, les pregunto. Me vuelvo a cuestionar de mi guion y a la final, en una hora sale lo que esta listao para publicar. Pero lo imporante es vivir y sentir los personajes. De alli creo que le gusta a la gente lo que escribro ( por favor, no compartan el secreto)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.