Música,  Opinión,  Videos

Entre ayer y hoy……Un ratico con El Maestro Alí Chirino Brett!. Por Miguel Alberto Zurita Sanchez

El Maestro Alí Chirino Brett

Hola estimados y consecuentes lectores, desde hace tiempo atrás, he estado manejando la idea de hacer artículos, con el formato de entrevistas, desde luego que sin pretender, en ningún momento, fungir o hacer el papel de un profesional de la comunicación social, ellos si saben cómo hacer este tipo de trabajo, pues como resultado de esa idea, busqué la manera de hacerla real y, pensando para mí, me pregunté ¿Qué tal si hago una “entrevista” a un personaje conocido? ¿A quién, a la cual o al cual tenga acceso? Entonces, encontré como respuesta, pues a una persona, que habiendo sido notable, y hoy por las razones que sean, se encuentre en stand by, en el refrigerador o en el banco, deportivamente hablando.
Teniendo ya concebida la idea, decidí proponérsela a Manolo, a quien le pareció bien y me dijo….”¡Dale chamo!”, más aun por la persona “entrevistada”. De modo que me monté en eso. ¡Gracias a DIOS! Que esta persona aceptó la propuesta, concediendo la “entrevista” y el permiso para publicarla; a la susodicha la realizamos de tres formas, personalmente, por conversación telefónica y por whatsapp, debido en mayor parte a la cuarentipico.

Por eso amigos, disculpándome de antemano por hacer uso del “@”, hoy quiero presentarles, a un@s y recordarles a otr@s al Maestro Alí Chirino Brett.

¿Quién es, que es, que ha hecho y que hace Alí Chirino Brett?

Alí Chirino Brett, es un paragüanero, nacido específicamente en Punta Cardón, Península de Paragüaná, estado Falcón, el 9 de diciembre de 1949. Allí vivió hasta la edad de 12 años. Desde que tenía siete años de edad, empezó a interpretar música empleando un cuatro, que le regaló su padre, Oswaldo Chirino, quien fue un reconocido cuatrista el cual, durante su juventud, se desempeñó como músico en Panamá, Curasao y otras islas del Caribe. A los 10 años de edad, Alí Chirino Brett tomó lecciones de ejecución de cuatro, con el maestro Fredy Reyna, gracias a unos cursos que organizaba y dictaba la oficina de gestión social, de la empresa petrolera Shell, en la Península de Paraguaná.
Alí Chirino Brett se ha desempeñado como concertista, divulgador y promotor cultural, profesor universitario y gerente cultural, a nivel universitario, en el otrora Instituto Tecnológico Alonso Gamero, uno de los primeros institutos universitarios, en los que se crearon los programas educativos para la enseñanza del cuatro venezolano, talleres dictados en el marco del programa Iniciación a las artes, que incluía artes plásticas, música y ajedrez. A los nueve años de iniciar esta experiencia, el Ministerio de Educación les brindó la oportunidad de diseñar los programas, que para la época no existían en Venezuela, programas estos, que desarrolló a nivel universitario.
Durante algo más de veinticinco años realizó giras artísticas por las principales ciudades de Europa y de América Latina.
Su calidad como intérprete le ha llevado a ser calificado como uno de los más notables solistas del cuatro dentro y fuera de las fronteras de Venezuela.
Elogiado por maestros como Freddy Reyna (músico, arreglista e intérprete venezolano, considerado como el maestro indiscutible del cuatro venezolano, que elevó al nivel de un instrumento de concierto, y una de las figuras culturales más importantes de Venezuela en el siglo XX), ha formado parte de varias grabaciones dedicadas a la música tradicional venezolana y muy especialmente al cuatro, como instrumento emblemático de nuestra venezolanidad, entre ellos en la producción discográfica The Music of Venezuela, de David Evans (etnomusicólogo estadounidense y director del programa de Etnomusicología / Estudios Regionales de la Escuela de E. Scheidt Rudi de Música de la Universidad de Memphis , donde ha trabajado desde 1978), junto a otros destacados intérpretes venezolanos del cuatro, integra el repertorio del CD “La Fiesta del Cuatro” realizado en Venezuela en 1994 y en el que participó con la pieza Bahía de Yaima y posteriormente participó, como invitado, en la producción discográfica del músico Edgardo Chirino titulada “Cuatro y Seis”.

Fredy Reyna
David Evans
Luis Edgardo Chirino

¿Cuál es el valor y significado, que tiene el cuatro, para un hombre como Alí?

El cuatro ha sido mi vida. La mayor experiencia de mi vida en todos estos años, ha sido el aprender a tocar este instrumento, que me conectó con el mundo. Siempre he tenido el cuatro muy cerca de mí. Desde que me levanto, temprano, en la mañana hasta que me acuesto, llevo al cuatro cerca de mi corazón. Este instrumento me ha permitido conocer a muchas personas y al mundo.
Me he mantenido como instrumentista. Quizá el significado más importante que tenga del cuatro, es que me permitió entrar en contacto con mucha gente. Si yo no hubiera aprendido a tocar cuatro, no hubiera viajado tanto y no hubiera conocido a tantas personas tan diferentes. Esto no da dinero ¡cuidado!……. Esto da satisfacciones.
A los 10 años de edad tomé lecciones de ejecución de cuatro con el maestro Fredy Reyna, gracias a unos cursos, que organizaba y dictaba la Oficina de Gestión Social de la empresa petrolera Shell Oil Company, en la Península de Paraguaná. En esos años fue el maestro Fredy Reyna, a dictar esos talleres de cuatro y nos inscribimos varios niños, entre ellos uno mayor que yo, mi primo Edgardo Chirinos y Felipe Amaya, un gran cuatrista que viajó muchísimo, por cierto….¡eh!.. ¡ya fallecido!. Ellos dos y yo éramos “los tres mosqueteros”, que íbamos en bicicletas, con el cuatro amarrado atrás en la parrilla, a recibir las enseñanzas. Yo vivía en Punta Cardón y tenía que hacer siete kilómetros, en bicicleta, para asistir a mis clases con el maestro Reyna, quién venía una vez al año a dictar sus talleres, en lo que era llamado en aquella época, el Campo Shell. El maestro Reyna no regresa, pero queda Edgardo Chirino, que era uno de sus estudiantes más avanzados.

Alí Chirino Brett, se define como intérprete del cuatro solista….¿por qué?


El solista debe hacer melodía y acompañarse a la vez…… Mientras que el acompañante, hace el acompañamiento rítmico y armónico de un tema ya sea en arpa, cuatro o maracas.……¡Es más exigente el cuatro solista! ¡Soy instrumentista, ejecutante!

En opinión de Alí Chirino Brett ¿Cuál es el aporte que hace el cuatro a la música Venezolana?


El cuatro es el apoyo rítmico y armónico, de casi todas las ejecuciones de música tradicional en Venezuela, hay muy pocas manifestaciones musicales en Venezuela, que no tengan la estructura del cuatro. Incluso está presente en manifestaciones musicales religiosas como los cantos de velorio o las salves, donde participan también, instrumentos de percusión y maracas, además del violín.


Güaros y Andinos

Como todo ser humano y como artista, tiene sus preferencias y….. ¿por qué no, sus ídolos?


He sido amante y seguidor de la música del marplatense Astor Piazzolla, tras su muerte en julio de 1992, decidí hacerle como homenaje póstumo, una pieza que titulé Piazzolerías, algo que se pareciera a él, en estas cuatro cuerdas y sin pretensiones. Alguien me dijo una vez en un concierto, que había llegado un velero con una familia que venía del sur, de Argentina. Y yo les dije eso, que sin pretensiones quería hacerle un homenaje póstumo y tan pronto terminó el concierto, se me acercaron a agradecer y no sé si fue el capitán, quien me dijo: “¡Che, vos sos bien osado!”

Astor Piazzolla

¿Tiene Venezuela un instrumento nacional?

¡Pero por supuesto que sí! Afirma Alí ……Para mí, el cuatro, es el instrumento nacional desde hace muchos años. El cuatro es venezolano. Musicalmente hablando, es la apoyatura rítmica y armónica, de todas las manifestaciones musicales venezolanas. El cuatro es nuestro instrumento nacional por excelencia. Es el símbolo musical de este país.
Por esas razones debe ser patrimonio de esta tierra…..Hemos esperado demasiado para declararlo nuestro instrumento Nacional.

Cuatro

Cuéntame de tus experiencias fuera de Venezuela……¿Nos permites entrar allí?

¡Si, como no! ¡Claro! Mis viajes internacionales a Europa, se iniciaron en España, desde el año 1977. La primera vez que fui a España fue acompañando a un guitarrista venezolano, Bernardo Hernández, quien se graduó en la Universidad de Berkeley como Doctor en Música. Un gran guitarrista y arpista de música paraguaya. Yo fui acompañándolo en esa oportunidad, hacíamos varias intervenciones, en las que tocábamos la guitarra y el cuatro. También él hacía interpretaciones de guitarra clásica y yo hacía mis intervenciones, que causaban muy buena impresión al público asistente.
En 1992 con la Exposevilla, la gente de Cádiz organizó un acto al cual llamaron “La Otra Celebración”, esta no fue organizada ni realizada por orden y mandato del Rey de España, sino por el pueblo, fuimos a Puerto de Palos y se hizo una proclama, que leyó una noche Oswaldo Guayasamín, en esa noche estaban Sara González y Pablo Milanés, entre otras destacadas figuras, y me sentí privilegiado de estar allí, fue una noche muy fría, cientos de fogatas en las orillas y miles de personas presentes, esa fue la gran celebración, que no tuvo nada que ver con la Expo de Sevilla.

En todos los años de mi actividad de conciertos en España, todas las presentaciones empezaban por las islas Canarias. Me llamaba mucho la atención, el hecho de que la gente, en la Universidad de La Laguna, me dijera, por aquí pasó Fredy Reyna, después hemos visto a Miguel Dorantes, sin embargo a la persona que hemos visto pasar por aquí, en los últimos quince años, es a usted. Los conciertos, siempre, eran muy concurridos. De allí hicimos contacto con la gente del Centro de la Cultura Popular Canaria, que era dirigido por el músico y alcalde Elfidio Alonso Rodriguez, director de los Sabandeños, ellos me facilitaban el boleto hasta Canarias, allí hacía conciertos y otras actividades, con las cuales obtenía lo necesario para continuar mi periplo por el resto de España, en ese lapso iba a ciudades como Madrid, Sevilla, Cádiz, Barcelona. En Madrid me presentaba en un sitio llamado Tolderías, que estaba dedicado a la música latinoamericana, “era la época del Boom de la música suramericana en España”.
¡Fíjate….Eeeh, que yo salía de vacaciones el primero de agosto de cada año, y el cuatro de agosto, empezaba mi periplo por España!, acota Alí.
Después de Cádiz, fui a la Expo de Lisboa, regresando luego en varias oportunidades. He tenido la suerte, ¡Gracias a Dios!, de haber repetido, donde quiera que he ido a presentarme.
A parte de Europa, fui unas diez veces a Santo Domingo, Puerto Rico, Jamaica, entre otros lugares, y fuera del período de mis vacaciones, hice numerosas presentaciones aquí.
Durante un tiempo fui concertista para el ICE -Instituto de Comercio Exterior-, ente por el cual me presentaba en exposiciones internacionales, a veces se hacían hasta cuatro exposiciones internacionales al año. Debo resaltar que, Rómulo Lazarde, un gran guitarrista venezolano, me acompañó muchas veces. Desde allí aproveché la oportunidad, para ir promoviendo el cuatro por todos esos lugares.
Estuve en Francia en 1981, invitado por la Universidad de Montpellier. También viajé por Suramérica, invitado para dictar clases o muestras de cuatro, como en Chile donde, además de realizar numerosos conciertos, brindé una clase magistral en la Universidad Metropolitana de Chile, de donde, por cierto, salen grandes guitarristas.

Fogatas de Puerto de Palos
Viajes y reconocimientos

A Alí Chirino Brett…. ¿Qué le dice la palabra Maestro?


Yo estoy en el grupo de Cheo Hurtado, llamado La Siembra el Cuatro, un grupo formado por unos cuatrocientos cuatristas, solistas y concertistas y todos por respeto y admiración también, cuando nos dirigimos a ellos, aun siendo jóvenes, lo hacemos llamándoles maestros, ¡Hola maestro! ¿Cómo está?, en vez de decirle ¡Hola fulano! ¿Cómo estás?, eso tiene una connotación muy importante, sobre todo para los jóvenes cuatristas, que ya son unos jóvenes maestros del instrumento….En realidad no molesta para nada el hecho de ser llamado maestro, aunque hay maestro de maestros, como era llamado en Europa el Maestro venezolano Alirio Díaz o Andrés Segovia (Español), cuando se referían a alguno de ellos, así les llamaban. ¡Es un honor ser Maestro!

Maestros de maestros
La siembra

¿Cuál o cómo es el futuro del Maestro Alí Chirino Brett?

¿Mi futuro?… ¡Eh!, bueno Miguel te lo voy a decir en dos palabras, me veo en la docencia con niños, próximamente voy a comenzar unos talleres, en La Casita del Duende, por la tarde, uno para adultos y otro para niños, niños entre 9 y 12 años, que es la edad buena para comenzar esto…bueno sí, me veo en la docencia. Ya como concertista o como activo, ya no…Ya tú sabes, cumplí 70 años y la movilidad es menor, lo más importantes es que uno tiene alguna información y agarre la gente que se viene formando y, si… por ahí sí, la docencia ¿ves?, además recuérdate que tuve por 26 años en el tecnológico, precisamente en esa misma actividad, como profesor de cuatro, en el área que se llamó iniciación a las artes. Entonces, bueno…..me veo en la docencia, indudablemente. En todo caso serían clases magistrales…..para alumnos del instrumento….con un tercer nivel.
Claro un concierto aquí, uno más allá. Yo digo que esos conciertos se deben llamar así como decía Simón ¡Alí toca y cuenta! ¿No? ¡Huju!. Porque bueno, porque con toda esa cantidad de años en el medio y los viajes, uno tiene muchas anécdotas y vivencias que contar, p.e.: como fue recibido ese instrumento, en el año 79. Cuando llego a España, no era muy conocido el instrumento, por eso tuve que hacerme hasta cantor, ¡Ejejeje!, ¿entiendes? porque no podía vender sólo el cuatro, porque era como muy aburrido, una hora y cuarto o lo que fuese, de concierto, y bueno cantaba y hacía temas de aquí, me hice un repertorio de Cortés, de Simón, muchas cosas interesantes, que no se conocían por ahí y así la iba haciendo.

Guataca familiar

¿La casita del Duende es acá en Coro?


Si, está en la calle Purureche, detrás del estacionamiento de Los 450 años.

Esta página la visita gente de muchas partes del mundo ¿Pudiera o quisiera aprovechar y decirle algo, el maestro Alí, a toda esa gente?

Si, agradecerle a mucha gente que, aunque fuera por curiosidad, se acercó a verme y a escuchar tocar, fueron muchos años entre el Caribe, Islas Canarias, Portugal y España.

Te voy a regalar algo Miguel, cogió el cuatro para ejecutar una pieza del maestro Germán Fleitas Beroes … acota ”Es un registro….en la tonalidad de si menor” y terminó con este tema titulado….”El beso que te di”.

«El beso que te dí» Ali Chirino Brett

De ese modo se despidió el maestro Alí Chirino Brett.

Indudablemente, escuchando a Alí, desde cómo fueron sus inicios, los sacrificios y privaciones a los cuales se sometió, para lograr aprender a tocar el cuatro y llegar, luego a donde llegó, es justo reconocerle como un hombre de brega, dedicado, tenaz y comprometido con sus obligaciones, es un hombre hecho para alcanzar sus metas, es un hombre-ejemplo, es un MAESTRO.

Esperemos que pueda dar inicio a sus clases de formación en cuatro, para que el maestro Alí, continúe la siembra no sólo del instrumento nacional, sino también de los valores éticos y morales, que contribuyan con la formación de mejores ciudadanos, en cualquier parte del mundo.

Desde acá estimado y apreciado MAESTRO, reciba nuestras más sinceras felicitaciones e infinitas gracias, por haber sabido llevar con dignidad y orgullo, el nombre de Venezuela y una parte, sustanciosa, de nuestra cultura artístico-musical.

Para siempre Maestro

Miguel Alberto Zurita Sánchez. ¡No Más MGF´S!. Coro 02 / 04 / 2.020.

Tres temas con Alí Chirino Brett

El Chinchorro
Sonata
Balada para un loco

4 Comentarios

  • Ely Reyes

    Muchas gracias Miguel por resaltar a traves de este trabajo mediatico los valores culturales de nuestro pueblo. Ali Chirino Brett es un representante fundamental de esa cultura y esta entrevista hace honor a esa posicion. Es un trabajo que me toca muy de cerca por mi cercana relacion familiar y gran empatia musical con el Maestro Ali Chirino Brett. Felicitaciones!!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.