Opinión

De «Parásitos» y Mr. Rogers. Por Mónica Márquez

De «Parásitos» y Mr. Rogers


Destino implacable el de quienes parecen estar condenados a la pobreza, al mal vivir, a ser malolientes; conmoción interna me causa observar como se acomodan a la desdicha y como reinventan cada día, parecer lo que no son, parecer tener lo que no poseen.
Estos días iniciales del año 2020 son agitados, llenos de cambios, al mismo tiempo estables y lentos.

«Parásitos»

Film «Parásitos»

Tuve que hacer «rewind» (viejo termino de Cassette), re-mirar, re-pensar, re-torcerme por dentro mirando la historia coreana relatada en «Parásitos» la ganadora del Oscar de la Academia de Cine recientemente, es al mismo tiempo, brillante en su poesía visual/conceptual y decadente, pues muestra lo superficial y construible que puede ser una fachada, una estampa de postal, una estructura familiar, una pintura y hasta una emoción pre establecida: marionetas sin hilos…. hilos que nos mueven.
«Por la muerte se llega a la vida»… viene a mi memoria el relator en el film quien revive y se ríe de su propio sufrimiento, continúa riendo en su desgracia, de seguro descubre, que quien parece estar derrotado, es quien gana o que perdiéndolo todo también se gana.

Mr. Rogers

«A beautiful day in the Neighborhood»

Mr. Rogers (a propósito de la película «A beautiful day in the Neighborhood» de Tom Hanks).
Ser compasivo y ser empático es una responsabilidad. Enojarse es «como tocar las teclas de un piano de los tonos más bajos con todos los dedos de ambas manos al mismo tiempo»
Mr.Rogers (T. Hanks) en su programa en la película nos muestra como responder, que hacer frente al enojo, es solo también nuestra opción, nuestra escogencia, tocar las teclas más bajas de un tortazo limpio o sonreír y ser compasivos con quién más nos debe importar: nuestro maestro interno.
Ser compasivo también puede ser llevado como una carga o no. Vivir la compasión como ejercicio diario de respiración y fé.
Tom Hanks/Mr. Rogers (quizás Forrest Gump modificado) maneja una marioneta sin hilos, un Muppet, un teatrillo infantil con enseñanzas para un adulto entrampado en su forma de expresar las emociones… «Ser padre o Madre no es ser perfecto». El muppet es un osito simple, que no sabe lidiar con tristeza y enojo, y mirando la película ya usted no sabe, en un momento dado, quien es el verdadero personaje: si Mr. Fred Rogers o si es el osito quien mueve el cuerpo de él construyendo las conversaciones, en una suerte de ejercicio de Terapia de Constelaciones Familiares. (Bert Hellinger, por cierto debió haber disfrutado mucho este film)
Mr. Rogers o su mano osito, nos pregunta que queremos hacer con el enojo, con la tristeza, con la alegría, con el amor… con la soledad.


Y al final con la muerte (!pues pareciera que la muerte fuese el fin de la vida!).
Tenemos de regreso (de resurgimiento) quienes vemos estás obras cinematográficas en este 2020, agitado y convulso, revoltoso y sombrío a ratos, lleno de luz la mayoría del tiempo, la visualización de la muerte como consecuencia de la vida.
Más abajo encontrareis al original Mr. Rogers con una de sus canciones hechas para «niños». Ustedes entenderán que somos siempre niños, heridos o sanados… pero siempre niños.

Mr. Rogers (el original)

Mónica Márquez

5 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.