Semana Aniversaria

Cuatro en uno… ¡Vainas de la vida!. Por Miguel Alberto Zurita Sánchez

Miguel Alberto Zurita Sanchez

Cuatro en uno… ¡Vainas de la vida!


En los próximos días, se cumple un año de actividades y desarrollo de nuestro espacio, lugar éste donde nos damos cita a diario, para compartir activa o pasivamente, la gran variedad de tópicos, que cual receta de cocina, cada uno de los que participamos, vamos agregando los ingredientes, hasta obtener finalmente una suculenta y rica ensalada, capaz de nutrir y alimentar al más exigente de los paladares.
Es para mí, motivo de satisfacción, alegría y gozo, ser parte de los hacedores de esta ensalada, la cual preparamos con el mayor de los agradados, gusto, cariño, seriedad, tesón, ganas y pasión, por eso en esta ocasión tan especial, agrego un cuatro en uno, como aderezo, esperando sea de buen provecho.


…Y gritaba El Palpati ¡Duos habet et bene pendentes!

El Palpati


Lo que relato a continuación, es parte de la historia del mundo eclesiástico, específicamente de la Iglesia Católica y tiene que ver con la expresión, que aparece como título ¡Duos habet et bene pendentes!
¿Qué es o a qué se refiere esta expresión?
Desde Pedro se ha creado la figura de los Papas, este puesto es admisible única y exclusivamente para los hombres, sin embargo, a lo largo de los años han surgido varias historias como la de la Papisa Juana. El Vaticano para evitar la repetición de estos inconvenientes creó además, la figura del Palpati, un hombre que – literalmente – palpaba los testículos del Papa para comprobar su veracidad como hombre.
Aunque utilicen una especie de falda, los más de 264 Papas, que han ocupado desde sus inicios un puesto en el Vaticano, han sido hombres.
Oficialmente, si verificamos la historia, desde Pedro hasta nuestros días no encontraremos ni a una sola mujer con este título, pero…
Extraoficialmente, la historia de la Iglesia nos cuenta la existencia de la Papisa Juana, una mujer que entre los años 855 y 857, se hizo pasar por hombre y logró ser elegida Papa, identificada por unos como Benedicto III, y por otros como Juan VIII. Se cuenta, que ocultando hábilmente su identidad femenina, llegó a ser pontífice de la Cristiandad durante el siglo IX. Sin embargo, tras dos años de papado, sus ardides quedaron al descubierto, debido a su embarazo, pues había mantenido relaciones con el emperador Lamberto de Sajonia.
Dice la leyenda, que durante una procesión en Roma, en las cercanías de la basílica de San Clemente de Letrán, el pontífice comenzó a sentirse mal y a retorcerse, fruto de las contracciones, dando a luz a la vista de todos los presentes. Lo que pasó después ha suscitado varias teorías relacionadas con la muerte de la Papisa y su vástago (como consecuencia del parto, por lapidación…).
¡Un Papa pariendo en la silla de San Pedro!!
Eso era totalmente inconcebible, así que para evitar tales sacrilegios el Vaticano instauró la figura del Palpati, un individuo – el cual obviamente debía ser varón – quien tenía la única tarea de tocar y manosear los testículos del recién nombrado Papa, para así poder dar fe de que, efectivamente, era un hombre con todas las de la ley.
Duos habet et bene pendentes” – “tiene dos y cuelgan bien”
Esa era la frase que pronunciaba el Palpati tras comprobar que los testículos existían y con ellos estaba todo bien. Esto lo realizaba un joven diácono, el cual introducía su mano por un agujero de la sedia stercoraria – un asiento diseñado para esta tarea y en el que el recién elegido se sentaba -, a través de un segundo agujero de la misma, este dejaba colgar su escroto.
Si todo estaba en su sitio, el toca-testículos pontifical, gritaba con voz alta la frase “¡Duos habet et bene pendentes!” a lo que los cardenales presentes respondían al unísono y aliviados
“¡Deo Gratias!” – ¡Gracias a Dios!
Como dato extra, podemos destacar que, según varias fuentes, la ceremonia de la comprobación viril del Papa, fue suprimida por Adriano VI entre 1522 y 1523, lo que vendría a significar que, de forma oficial, 114 Papas y 228 testículos fueron sobados y tocados, durante los siete siglos que duró aquella extrañísima costumbre.
Sin embargo, algo que confunde esta teoría, es que el arte del siglo XVII, ha dejado un testimonio de dicha costumbre, gracias a una ilustración realizada por Lawrence Banka, en la que se observa esta »prueba de masculinidad» durante la elección de Inocencio X (Papa entre 1644 y 1655).
Entre los datos curiosos que rodean esta historia, son destacables dos:
• Las procesiones papales en Roma suelen evitar el paso por la calle en que ocurrió el parto de la Papisa Juana, entre el Coliseo y la basílica de San Clemente de Letrán.
• La sedia stercoraria que, supuestamente, se usaba para este ritual, se encuentra expuesta a los visitantes en una de las dependencias de los Museos Vaticanos.

Prueba a Inocencio X de Lawrence Banka
La sedia stercoraria


Fuentes: Culturizando.com – jcalamardo.blogia.com


Mi opinión:
Si fue cierto este hecho, se pone de manifiesto la osadía de un Mujer al colarse entre las acabalas de las costumbres y reglas machistas y patriarcales, que han manejado, por siempre, los destinos de la iglesia católica, ¡bien por ella, que lo logró y se mantuvo por dos años, entre las fauces de las fieras gobernantes en nombre de Cristo! ¿Que fue un engaño y estuvo mal? Pues aseguro que peores engaños son mantenidos, entre las estructuras vaticanas; mal estuvo la desaparición de la papisa y su hijo ¿Dónde quedó el derecho a la vida? Si fue cierto ¿Qué mal hizo? ¿Amar carnalmente y tener un hijo? ¿Es que acaso la historia no nos habla de las familias papa-vaticanas?…y si todo ese rollo, ¿fue por ser mujer?

¡Qué bueno, que la prisa nos obliga a ir poco a poco!


Hace varios años escuché, por primera vez, la expresión “Vísteme despacio, que tengo prisa”, confieso que me causó una extraña impresión, quien lo dijo, era el Gerente de Mantenimiento de la empresa Cementera, en la cual trabajábamos, en esos tiempos, yo era Supervisor de Mantenimiento Mecánico, desde ese día me dedique a investigar, sin preguntar a la persona a quien se lo escuché, ¿qué quiso decir con la expresión, ya mencionada?
¡Hazlo bien y una sola vez! Una expresión que invita a reflexionar y realizar todo lo mejor, que sea posible, para obtener los mejores resultados.
¿Por qué a reflexionar?
Si algo debemos hacer los seres humanos, es reflexionar, el diccionario de la Real Academia Española (RAE) menciona varios significados de la palabra reflexión, que proviene del termino latino reflexĭo. El primero está asociado al verbo reflexionar, que consiste en analizar algo con detenimiento.
Para la filosofía, la reflexión es una actividad que se lleva a cabo para tener consideración de algo, meditando y pensando al respecto.
Reflexionar es detenerse. Pararse a mirar, a observar con detenimiento, que es la antesala del ver claro, de la lucidez, del desarrollo de la consciencia.
También implica esperar, dejar madurar, contemplar activamente, escrutar con cariño y tiempo. Es considerar nueva o detenidamente algo antes de dar un paso, que puede ser menor, o puede ser crucial y determinante.
¿Realizar? Por definición, significa:

  1. Efectuar una acción o llevar a cabo una cosa.
  2. Convertir en realidad un proyecto, una aspiración o un deseo.
    Es decir, que se necesita un conjunto de acciones, para llevar a cabo una cosa o hacer realidad un proyecto, estas acciones serán del tipo físico, psíquico, anímico y espiritual, de manera que debería existir armonía entre estos tipos de acciones, para obtener los resultados deseados, de acuerdo a planes, estrategias, prioridades y tiempos programados.
    ¡Vísteme despacio, que tengo prisa!
    Hurgando entre la información existente, encuentré que esa expresión, aparentemente, es de origen española, el escritor Benito Pérez Galdós asegura que fue Fernando VII el que la dijo, al ver que uno de sus sirvientes no atinaba a vestir al monarca antes de una importante reunión. Otros autores han puesto la expresión en boca de Napoleón o Carlos III.
    Lo que sí parece estar claro es, que cualquiera, que lo haya dicho, acuñó el proverbio que había parafraseado el emperador Augusto, que solía decir a sus sirvientes «apresúrate lentamente».
    Descomponiendo la expresión en algunos de sus vocablos
    Vestir, tiene como significado:
  3. Cubrir el cuerpo de una persona con un vestido.
  4. Cubrir una cosa para adornarla.
    Despacio, significa entre cualquier otro significado, que le quieran dar:
  5. Con lentitud, a una velocidad inferior a la habitual o a la que se considera normal.
  6. Se utiliza para recomendar tranquilidad o prudencia a alguien que está haciendo algo de un modo que se considera precipitado.
    Prisa, su significado, puede ser:
    En el diccionario de la Real Academia Española (RAE) es prontitud y rapidez con que sucede o se ejecuta algo. Otro significado de prisa en el diccionario, es necesidad o deseo de ejecutar algo con urgencia. Prisa es también rebato, escaramuza o pelea muy encendida y confusa.
    Uniendo estos significados, resulta algo como esto; “Cúbreme con un vestido, para adornarme, pero tan lenta, tranquila y prudentemente, que pueda resolver mi necesidad con urgencia”

¿Qué relación existe entre hazlo bien y una sola vez y Vísteme despacio, que tengo prisa?
Si se reflexiona pensando en un plan, tomando en cuenta la mayor cantidad de consideraciones posibles, pro y contras, opciones, obstáculos, tiempos, recursos cercanos y lejanos, propios y ajenos, desperdicios, costos, cronograma, seguimiento y control, para obtener los resultados con la calidad esperada, de tal manera que, al momento de la ejecución, se cumplan tal y como se han considerado, se termina por dejar de lado la prisa y se obtienen los resultados que, justamente, se buscan.
Lograr entender y aplicar, en nuestro que hacer, la filosofía de un refrán muy popular y, al mismo tiempo, tan sabio, como es “poco a poco se llega lejos” y de un principio como “la prisa es enemiga de la perfección”, es encontrar el significado, en esencia, de “Vísteme despacio que tengo prisa”.
No me identifico con el perfeccionismo, sin embargo, en estos tiempos tan convulsos, de crisis prefabricada, de pandemia traída de los pelos, de improvisación y de carreras contra el tiempo, sin ningún sentido, ojalá pudiéramos acudir al sabiduría y filosofía de ese refrán y ese principio.
La invitación, en este presente vertiginoso, es al “slow motion”, que no es más que una recomendación para retroceder en el tiempo, y volver a la época en la que no había súper autos, sino bicicletas o carretas o mulos o nuestras piernas, lo cual es más viable y sano hacerlo ahora. Olvidarnos de la televisión, ese aparato que nos emboba y en el que casi nada merece la pena de ver. Leer un libro, deleitarnos y hacerle un favor a nuestra creatividad y a nuestro cerebro. Practicar el cara a cara, para variar, dejar el WhatsApp, decir te quiero a la cara, sin enviar un TQM y un corazón.
Bajar el ritmo. Inspirar profundo y cerrar los ojos, sentir nuestra conexión con lo que nos rodea. Dejar que la brisa fresca de la mañana roce nuestra cara. Sonreír. Desprendernos de todo aquello que no nos sirve, hacer limpieza de armarios, y no adquirir todo lo nuevo que sale en el mercado, Sólo porque lo necesito!
Vivir bajo esa filosofía, es la que nos lleva a expresar, sin menoscabo, ¡Qué bueno, que la prisa nos obliga a ir poco a poco!

¡Así soy, es mi naturaleza!

Naturaleza

Ha pasado y pasa, muy frecuentemente, que haya alguien, que ante una situación cualquiera donde quepa esta respuesta, diga sin medir consecuencias ni resultados, “Es que Yo soy así”, es decir o me aceptas o me aceptas; digo sin medir consecuencias ni resultados, porque hay casos en los cuales, tanta simpleza en la respuesta, no trae consigo situaciones tan simples y es que, a veces, esa expresión se puede transformar en “Me da la gana….¿y?”, imaginemos esa respuesta en la boca de una Señora, que esté vendiendo arepas, sirve una de menor tamaño y un cliente le hace la siguiente pregunta ”Sra.. ¿Por qué esta arepa es más pequeña? y la Sra responde “porque me da la gana”, imaginémonos también, lo que pasaría como consecuencia de esa respuesta.
Cuenta la historia, que en la Batalla de Carabobo, el Gral Páez, ve a Pedro Camejo, El negro Primero, que está tomando un rumbo diferente al del combate y este le grita ”¿Por qué huyes cobarde?” , también cuenta la historia, que Camejo, le respondió algo así como “no huyo mi Gral, vengo a decirle adiós, porque estoy muerto”, y si El Negro Primero, hubiese respondido, “Mi Gral, me voy, porque me da la gana”.
El Barón Alejandro von Humboldt, cuando se encuentra con Simón Bolivar en Francia, después de este quedar viudo, y Bolivar le pregunta sobre la Independencia de este Continente, Humboldt le respondió, que ya esta tierra estaba lista para obtener la Libertad, ¿qué tal si la respuesta hubiese sido “No me da la gana de responder”, “¿Por qué carajos te voy a responder?” o “¿Qué coño me interesa tu continente?. Dicen los historiadores, que la respuesta de Humboldt, encendió la mecha, de lo que todos conocemos, que pasó luego.
En fin, seguramente hay muchísimos ejemplos, unos más y otros menos comprometedores, pero igualmente son respuestas, que no siempre caben y menos dejan buenas consecuencias y resultados.
La siguiente, es una fábula de autor desconocido, aunque se le atribuye al fabulista griego Esopo, esta tiene por nombre El Escorpión y La Rana y cuenta que………..
“Un escorpión le pide a una rana que le ayude a cruzar el río prometiendo no hacerle ningún daño, pues si lo hacía, ambas morirían ahogadas. La rana accede subiéndole a sus espaldas pero cuando están a mitad del trayecto el escorpión pica a la rana. Ésta le pregunta incrédula «¿cómo has podido hacer algo así?, ahora moriremos los dos», ante lo que el escorpión responde: «no he tenido elección, es mi naturaleza».
Dicho de otra manera, “Te piqué, porque me dio la gana”; esta fábula tiene varias aristas de enseñanzas, veamos esta:
En una situación de apremio, donde es necesario actuar con prudencia, sabiduría, cordura, equidad, tranquilidad, objetividad, de forma comedida, responder con una “picada”, es la más inadecuada respuesta o acción a realizar, más aun cuando en sí misma, signifique la “muerte”, es una acción o respuesta, donde los valores más elementales del ser humano, toman un significado absolutamente nulo o ninguno.”
¡Por eso, es mejor no actuar o no decir nada, antes de responder, “YO soy así “ o “Esa es mi naturaleza”! ¡Porque todos tenemos y atendemos a nuestra naturaleza y eso indudablemente, puede llevarnos, de la forma más fácil, a la autodestrucción, sobre todo cuando nuestros intereses personales, los ubicamos muy por encima de los de los demás!

¿Miedo a estar sin tu celular? ¡Mosca! Que quizás sufres de «Nomofobia»

Celudependencia


La nomofobia es el miedo extremo, a menudo ilógico, a salir de casa sin teléfono móvil o celular, o perder el contacto telefónico al quedarse sin batería o cobertura. De hecho, la palabra “nomofobia” proviene de las dos primeras letras de las palabras “no” y “móvil”, además de la palabra “fobia”.
Esta fobia, aunque relativamente nueva, en comparación con otras, se ha estimado que afecta a más de la mitad de los usuarios de teléfonos móviles o celulares.
Típicamente, los síntomas se basan en la capacidad o incapacidad de un individuo para utilizar los susodichos aparatos.
Por lo general, una persona con nomofobia trata de mantener su celular encendido en todo momento, independientemente de la actividad que esté realizando o de su utilidad en ese momento.
Puede consentir a mantener su celular en silencio o modo vibración en las zonas que requieren silencio, como en una iglesia o una biblioteca, pero está siempre pendiente de este.
A veces, una persona que se ve afectada por nomofobia, tendrá síntomas físicos o emocionales como por ejemplo sentir estrés o ansiedad si no puede utilizar su celular. Puede incluso sufrir un ataque de pánico, que podría causar uno o varios de los siguientes síntomas:
• Aumento de presión en el pecho
• Respiración rápida
• Desvanecimiento o mareo

Síntomas Nosofóbicos


Por regla general, los síntomas aparecen cuando el usuario se ve obligado a apagar su teléfono o cuando pierde la cobertura. A menudo, la persona se preocupa por lo que podría ocurrirle a ella misma o a sus seres queridos, mientras se encuentra desconectada.
¡Ya sabes, si sientes miedo al estar sin tu teléfono móvil, sin servicio, sin cobertura o si la carga está muy baja, entonces puedes estar sufriendo de Nomofobia!

Para concluir, me despido con la siguiente frase.
“La incertidumbre ante un cambio, puede que genere miedo, ansiedad, estrés, desasosiego, cualquier emoción o estado emocional, sin embargo no cambiar produce terror y muerte”. Miguel A Zurita S.

Miguel Alberto Zurita Sánchez. ¡No Más MGF´S! Coro 11 / 08 / 2.020.

Oh qué será

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.