Costumbres y Decires

COSTUMBRES Y DECIRES… Rescatando la venezolaneidad. En el capítulo de hoy: “¡Al rescate de dos decires y un pescao!”. Por Miguel Alberto Zurita Sánchez

Ya por ahí, no se escuchan casi,

ni en los pueblos ni en ciudades,

estas dos expresioncitas;

diga Usted ¿Son falsedades? 

Dos decires

¡No le entra ni con vaselina, ni con canciones!

¡Le dieron con todo lo que había, le aplicaron todos los métodos posibles, pero que va, no pudo aprender nada, ese carajo es más tapao que un bombillo!. ¡Le cantaron hasta las mañanitas con vallenato y nada!.

¡No era lo que pensabas, amigo lector, aunque esa expresión se usa también, con otras intenciones, no pienses mal, la cochambre te rodea!.

No fue necesario usar

medicinas ni papel

entró todo suavecito

como a castillo sin ley

¡Más largo que medio’ e tripa!

Cuando la situación se torna cansona, sea una conversación, un viaje, un discurso, un regaño, una reunión, etc, suele usarse esta expresión.

En tiempos de Juan Vicente Gómez, se compraba medio (0,25 Bs) de vísceras de animales, que alcanzaba, para toda la familia. De allí viene la comparación.

¡Como cambian las cosas……….. y los precios también!  ¿Eh?

Un pescao

Gran cantidad de danzas tradicionales se identifican en las diferentes partes de nuestra tierra. En estos bailes y danzas encontramos elementos característicos de nuestra cultura como es la interacción de la herencia europea con la herencia indígena. Si bien es cierto que cada una tiene sus características, no es menos cierto, que entre sí, guardan la esencia del venezolano mestizo, alegre, creyente y comunitario.

En esta oportunidad, les traigo El Carite.

El Carite es una tradición que se realiza en torno a la pesca. Es una de las más arraigadas tradiciones folclóricas de Nueva Esparta (Isla Margarita, Isla de Coche y Cubagüa) y Puerto La Cruz (Estado Anzoáteguí). Se trata de una pintoresca danza, que escenifica una historia de pescadores, en medio de cantos y música.

Todo gira en torno a los tripulantes de una lancha llamada “Nueva Esparta”, y de las aventuras que viven mientras intentan atrapar a un gran pez, el carite, que es representado por un hombre que lleva una figura realizada en cartón y colorídamente adornada, que cubre la cabeza y medio cuerpo de este.

Hombres y mujeres participan, formando una comparsa y ejecutando movimientos de ataque y defensa alrededor de la embarcación, desde donde los pescadores tiran el anzuelo.

Finalmente, el animal es pescado y llevado a la lancha; el hombre que representa el pez lo entrega. Luego, las mujeres reparten simbólicamente el producto de la pesca entre los presentes, quienes a cambio donan algo de dinero.

La vestimenta que emplean los pescadores es de franela a rayas, pantalón remangado a media pierna, alpargata y ancho sombrero moriche. Mientras que las muchachas usan trajes largos y cestas (maras) en la cabeza.

Otro baile o danza, que se realizaba en los actos culturales de otrora, a nivel nacional en las escuelas públicas y privadas, hoy, con el pasar del tiempo y otras razones, va quedando reducido a ser ejecutado, en partes de la zona oriental, tierras de donde es originario.

«El Carite» por Francisco Mata

Miguel Alberto Zurita Sánchez ¡Al rescate! – Coro 15 / 01 / 2.020

3 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.